© 2016 Bon Voyage Travelers. Proudly created with Wix.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon

This site contains affiliate links, which means we receive an amount if you make a purchase using these links

Mis 5 lecciones!

July 23, 2016

 

¡Me han estado preguntando últimamente como hago para viajar tanto!, que si me gane la lotería, que si estoy en negocios raros o si alguien simplemente me está pagando todo; lo primero que tengo por decir es que hago lo que me amo y cuando uno hace lo que ama el universo conspira para darte el resto. Por supuesto tienes que luchar por lo que se quiere y hacer sacrificios, tener miedo en normal pero la recompensa al enfrentarlos en increíble, así que básicamente escribo este articulo para contar un poco como he llegado hasta aquí.

 

Tengo 24 años y siempre he tenido la certeza de querer viajar, no sabía que quería dedicarme a esto hasta que un día vi por primera vez un crucero y le dije a mi mama que quería vivir en los barcos viajando por todo el mundo; me miro y me dijo que si era lo que yo quería me apoyaría, pero debía estudiar mucho para lograrlo, pasaron los años y entre a diferentes universidades a estudiar turismo e inglés nunca termine la carrera; ni todos los niveles de inglés propuestos por cada instituto.

 

A la edad de 21 años puedes empezar a trabajar en los cruceros así que sin más preámbulos empecé averiguar y con algunos contactos logre una entrevista; me dijeron que tenía un buen nivel de inglés y que me embarcaría en Palma de Mallorca, España en 40 días, que debía hacer unos cursos de marino, sacar unas visas especiales y comprar mi pasaje de ida. Por lo tanto, necesitaba alrededor de 5 millones de pesos colombianos para iniciar con mi sueño, claramente yo no tenía ese dinero, pero mi mama me dijo vamos a sacar un crédito a tu nombre y con lo que vayas ganando, lo vas pagando. Lección numero uno: Responsabilidad absoluta sobre las decisiones que tomes en tu vida. Empecé con todo mi proceso y me embarque en mi primer crucero, inicie como Utility Snack y mi sueldo era de USD 600 mensuales.

 

TRABAJAR EN UN CRUCERO

 

La sensación de adrenalina que recorría por mi cuerpo con vi mi barco es algo indescriptible, porque el lograr lo que sueñas es un momento mágico en la vida de un ser humano. Pero como la mayoría de cosas en la vida no siempre lo sueños son las verdaderas realidades; debía trabajar 10 horas al día, la comida para los tripulantes desde mi percepción no es muy agradable y compartir con culturas tan diferentes a la tuya a veces se vuelve muy complicado. Yo siempre he sido un ser libre; me visto como quiero, hablo como quiero y digo lo que quiero, en los barcos tienes uniforme, no puedes hablar nada más que inglés y debes seguir muchísimas normas.  El trabajo es sumamente pesado, yo trabajaba en el restaurante y mi oficio era recoger los platos sucios, limpiar las mesas, barrer, trapear, estar pendiente de que no se acabara la comida en el buffet, abastecer todas las áreas del restaurante, eso quiere decir, los cubiertos, las servilletas, los platos, las tazas para tomar café, el café, el agua… en fin, muchísimas tareas diarias y todo es claramente de pie. Las primeras tres semanas yo llegaba a mi cabina a llorar del cansancio, del dolor en mis pies y me preguntaba yo a que me había ido por allá. El idioma era otra cosa que al inicio fue muy difícil, en mi mundo yo hablaba inglés y no iba haber ningún problema, pues fue todo lo contrario, yo no entendía nada y nadie me entendía, aparte que en los barcos te encuentras con gente de todo el mundo y todos tienen acentos diferentes, la comunicación era algo súper complicado. Por último, el movimiento del barco me hizo vomitar por 4 meses.

No todo es tan malo como parece, conocí gente increíble, lugares mágicos, una vez el cuerpo se acostumbró al trabajo, cada noche iba al crew bar, les enseñaba a bailar salsa a mis amigos y era el alma de las fiestas. Mis ingles mejoro mucho y disfrutaba de mi trabajo. Pero hubo algo más que aprendí; Lección numero dos: Valorar todo lo que se tiene. Lo que dice el dicho es muy cierto no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde. Extrañaba tanto a mi familia, que alguien me preguntara como estaba, que tal había estado mi día, un abrazo sin una segunda intención, la comida colombiana, las charlas con mis amigos, el clima, mi cama, mis hermanos, todo absolutamente todo.

 

 

Mi primer contrato fue de 5 meses, y al volver a Colombia en vez de pagar todo el crédito que tenia de una vez por todas, simplemente me gaste el dinero en otras cosas; al volver prometí no volver a los barcos, porque, aunque al final disfrute lo que estaba haciendo no quería pasar el resto de mi vida trabajando en un restaurante.

 

 

TRABAJANDO EN TIERRA

 

Cuando volví del barco, me sentía una estrella de rock, todos me querían hablar, querían estar conmigo y me preguntaban de todo, me sentí muy importante. Me llamaron de una agencia de viajes que quería que trabajara con ellos y me convertí en guía turística, viajando alrededor de Colombia y Ecuador. Después de 6 meses ahora una agencia de estudios en el exterior me llamo, pase la entrevista y entre. Esta ya era una multinacional, debía vestirme bonito, peinarme y tener cuidado al hablar, estuve allí un año, hasta que recordé que necesita volver a encaminarme en lo que de verdad me apasionaba. Lección número tres: La vida es perfecta y todo tiene una razón de ser. Una de las mejores experiencias de mi vida fue como guía turística, llevando a 80 desplazados a un lugar llegando al parque Tayrona llamado Buritaca, donde encuentras un rio y esta el mar caribe. Las personas que iban conmigo era todos adultos mayores y ninguno de ellos había estado antes en el mar; juagaban como niños de 5 años con el agua, les daban miedo las olas y gritaban de la emoción cuando el agua los tocaba. Fue algo inolvidable. En la multinacional llega a ser una de las mejores vendedoras, pero más que eso me ensenaron a redactar correos, a ser organizada, a llegar a tiempo, a vestirme adecuadamente según la ocasión y a tratar otro tipo de público de una clase alta.  Estando allí decidí que quería irme a recorrer Sur América, no tenía el dinero, pero si las ganas.

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CRUCERO POR SEGUNDA VEZ

 

Por cosas de la vida, me escribieron del crucero preguntándome si me quería volver a embarcar y después de meditarlo no mucho dije que sí, me iba con el propósito de ahorrar el suficiente dinero para irme hacer mi viaje. Esta vez la inversión no era tan grande solo debía comprarme el pasaje, ya tenía los cursos de marino y mis visas estaban al día. Así que me embarque en Dubrovnik, Croacia, en el mismo puesto Utility Snack y con el mismo salario. En esta oportunidad no saque crédito me pague todo con la liquidación de mi antiguo empleo, estando en el barco yo ya sabía cómo eran las cosas, así que no me dio tan duro, pero aun así las primeras tres semanas el dolor en mi cuerpo era insoportable. Hice amigos muy rápido y era una de las rebeldes en el barco, debo confesar que mis fiestas eran hasta las 4 am y a veces me iba sin dormir trabajar, así fue como conocí a Danielle, ella era Guest Relations Manager, yo no tenia ni idea que significaba hasta que me explicaron era en pocas palabras, jefe del área de recepción, encargada de toda la operación de embarque y desembarque de los pasajeros y segunda en comando después del Hotel Manager. Antes de conocerla ya había preguntado si podía hacer entrenamiento para entrar en recepción y la respuesta fue no, porque me iban a mandar a otro barco y me harían promoción en el restaurante y porque supuestamente era mi primer contrato. Le conté todo a Danielle y ella me sugiero hablar con el food manager quien era el jefe de la compañía, él dijo que podía empezar con el entrenamiento y después de 1 semana me hicieron promoción a recepción.

Debo admitir que mi mundo cambio en el barco primero mi salario era ahora de USD1200, podía comer con los pasajeros, tenía uniforme blanco y trabajaba 8 horas al día. Ahora bien, no todo fue color de rosa, trabajar en la recepción fue todo un reto, básicamente toca pelear con la gente casi todo el día, y tener una sonrisa, eres la cara de la compañía y debes estar enterado de absolutamente todo lo que pasa alrededor del crucero. Recordé todo lo que me enseñaron en la agencia de estudios en el exterior y me sentí muy agradecida de haber tenido ese entrenamiento. Este último contrato duro 9 meses y los últimos dos meses fueron muy complicados, estaba agotada tanto mental como físicamente y me quería a la casa con desesperación; el cuerpo y la mente me cobraron todas las fiestas que tuve a comienzo de contrato.

 

 

SUR AMERICA

 

Tomamos la decisión con Danielle de hacer el viaje por Sur América, al inicio ella no estaba muy convencida decía que no teníamos el dinero suficiente para viajar 6 meses, con mi entusiasmo logre convencerla y hacerle entender que nunca íbamos a tener el dinero suficiente, así tuviéramos el doble que teníamos en este momento, porque lo que en realidad la frenaba era el miedo a dejar todo y salir de la zona de confort.

 

Lección numero 4: La inspiración se encuentra a cada paso del camino, solo hay que dejarse inspirar. Tal vez él nunca lo sepa, pero tuve un gran amigo cuando estaba en el colegio que le decíamos Tito, él estuvo viajando por Sur América, Europa y muchos otros sitios; él fue mi gran inspiración, la verdad ya no hablamos, pero lo sigo en las redes sociales y sus fotos me llevaron a terminar de tomar mi decisión (gracias Tito).  Por eso pienso que es tan importante mirar más allá y dejarse seducir por lo que nos rodea, una foto, una historia, un libro o una película. Las cosas que pensamos son lo más simple al final terminan siendo algo determinante al final de cada historia. Ahora bien, no es que solo con las fotos decidí irme y ya, cada que puedo leo artículos sobre diferentes países en Sur América, miro documentales sobre los maravillosos lugares que tiene esta parte de la tierra y averiguo cuales son las mejores rutas a tomar.

 

 

Soy Daniela Poveda, tengo 24 años, colombiana de nacimiento, pero con la idea de ser ciudadana del mundo, estoy viajando por Sur América, me encuentro en este momento en el parque Tayrona, escribiendo al frente del mar, escuchando las olas y viendo un hermoso atardecer. En el camino he dejado amigos, un gran amor e inolvidables lugares, pero el universo ha conspirado para regalarme nuevos amigos que están por todo el mundo, un nuevo y hermoso amor que viaja a mi lado y la oportunidad de conocer mágicos lugares. Lección numero 5: Deja que la vida te sorprenda.

 

Dedicado a El capitán América y el resto de superhéroes.


Bon Voyage

 

 

 

 

Tags:

Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon

More posts you might like

10 Cosas para hacer en Lima - 10 things to do in Lima

Máncora, con un gato en mi mochila – Mancora with a cat in my bag

Cruzando frontera de Ecuador a Perú – Crossing the border Ecuador to Peru

10 reasons to travel - 10 razones por las cuales viajar!

1/3
Please reload